¿Negocio o Pertinencia Doctrinal?

Como sabemos, hacer Santos es parte de la pertinencia de la Iglesia Católica, a fin de darle a sus seguidores un ejemplo a seguir. Sin embargo, a lo largo del tiempo, el proceso ha sido criticado por su secrecía y por la necesaria comprobación de milagros que la ciencia no puede fundamentar.

La canonización como negocio

Algunos críticos han señalado que el proceso de canonización es más un negocio de la iglesia católica, que un acto de fe y de su doctrina. No falta quien ha puesto en el centro del debate las canonizaciones de Juan Pablo II y de Juan XXIII, que han llegado a ser calificadas sido omo al vapor y sin los fundamentos necesarios.

pertinencia-doctrinal-vaticano
Plaza San Pedro (Roma)

La venta de imágenes de los nuevos Santos, las entradas para visitar las tumbas de ambos, la gran afluencia turística que conlleva una canonización…respaldan, según los críticos, la idea de que la Iglesia tiene en los Santos un negocio rentable.

La canonización como parte del dogma católico 

Para otros expertos, la canonización es parte de la doctrina de la iglesia, el ser humano necesita de modelos a seguir que vayan acorde a los principios de la iglesia. Pertinencia doctrinal es la explicación para algunos, para los creyentes la Santidad es fundamental para reafirmar sus creencias.

pertinencia-doctrinal-rosario
Rosario

Para la Iglesia Católica, la Santidad es parte de su doctrina

“A través de los siglos, los santos han sido el portal espiritual mediante el cual la humanidad se dirige a Dios”, señalan.

La celeridad de la canonización de Juan Pablo II fue severamente criticado por algunos críticos de la Iglesia Católica, ya que el Papa Benedicto XVI, pasó por alto los 5 años que deben cumplirse antes de realizar las investigación de Santidad.

Sin embargo, la presión de los fieles de la Iglesia comenzó durante su misa fúnebre, cuando la multitud empezó a corear “¡Santo Súbito! ¡Santo Súbito!

El resto del proceso sí se ajustó a las normas: Juan Pablo II fue beatificado en el 2011 cuando el Vaticano dio por corroborado el reporte de que una monja francesa que sufría del mal de Parkinson se curó milagrosamente tras rezarle a Juan Pablo II. El segundo milagro fue la sanación de una mujer costarricense que le había rezado al pontífice.

La canonización tema de debate ¿negocio o pertinencia doctrinal?